El ladrillo visto y los agentes que lo deterioran - Saber y Hacer

El ladrillo visto y los agentes que lo deterioran

Escrito por: | Publicado en: Albañileria Pared de ladrillo

La humedad, el salitre y los agentes climáticos son algunas de las causas que provocan que el ladrillo a la vista se deteriore con el paso del tiempo.

Publicidad

Una opción visualmente interesante para paredes, tanto interiores como exteriores, es la técnica del ladrillo visto. Se utiliza mucho en la actualidad y queda muy bien en las paredes de casas rústicas, especialmente si lo combinamos con madera.

La técnica puede utilizarse en interiores y exteriores, en este último caso el ladrillo presenta mayores probabilidades de ser afectado por fenómenos climáticos externos. Por lo tanto el tiempo que perdure el ladrillo visto sin perder su belleza estética dependerá de cuan expuesto se encuentre al deterioro de agentes agresivos.

¿Cuáles son estos agentes?

Humedad: Aparece como consecuencia del ascenso de la humedad por el fenómeno de capilaridad. Causa un aspecto un tanto desagradable, desde el punto de vista estético, en los ladrillos de nuestras paredes. Gracias a diversos productos la humedad puede ser combatida adecuadamente.

Salitre: Este problema afecta principalmente a los ladrillos nuevos que requieren un determinado tiempo de curado. Este puede realizarse en forma natural o forzada. En el primer caso el tiempo varía de acuerdo se trate de interior o exterior y del tipo de recubrimiento que se desea aplicar posteriormente. En el caso del curado forzado se realiza un lavado de las paredes diluyendo una parte de ácido muriático en diez partes de agua. Posteriormente se lava con abundante agua y se deja que las superficies se sequen.

Agentes climáticos y erosión: La acción del viento y de la lluvia en conjunto con las partículas en suspensión en el ambiente causan deterioro, decoloración y acumulación de suciedad en los ladrillos

El ladrillo visto, como cualquier otra superficie, debe ser protegida frente a los fenómenos citados anteriormente mediante recubrimientos y pinturas adecuadas. Pintar o barnizar al ladrillo no solo servirá como protección sino que también realzará la belleza que posee por sí mismo.

Publicidad