¿Cuáles son las posibles causas de roce en una puerta?

Escrito por: | Publicado en la categoría: Carpinteria

A más de uno le habrá sucedido este problema tan común: No podemos abrir o cerrar cómodamente una puerta de madera. Para evitar arruinar nuestra puerta porque la forzamos cada vez que entramos o salimos, lo mejor es encontrar la raíz de este inconveniente e intentar darle una solución.

La causa mas común de este tipo de problema es la humedad. Sabemos que la madera es un material orgánico que cuando está expuesto a la humedad la absorbe de forma proporcional a su exposición. Como consecuencia de la absorción de humedad la puerta se hincha.
Otra causa posible es el exceso de pintura o barniz en los cantos de la puerta. Si el pintor ha sido un poco desprolijo, puede no haber notado algunos chorros de pintura en los cantos, que posteriormente se secaron. Otro posible error es que haya dado excesivas manos de pintura en los cantos, las cuales poco a poco sumaron espesor a la puerta.
Un tercer origen del roce en las puertas son las bisagras dañadas. Con el uso permanente y el paso del tiempo, las bisagras se debilitan y comienzan a perder su funcionalidad. Puede suceder que las bisagras se desacoplen, como consecuencia de la madera hinchada. También puede ocurrir que las bisagras funcionen mal porque la madera de la puerta o del marco ha comenzado a agrietarse, o porque los tornillos están flojos.
Tengamos presente que en algunos casos el roce en las puertas puede deberse a una combinación de las causas anteriores. Por ejemplo la humedad produce que nuestras puertas se hinchen, como consecuencia la puerta funciona mal y roza. Como resultado del mal funcionamiento las bisagras se debilitan y esto genera una nueva causa de roce. Por lo tanto debemos conocer exactamente el origen del problema para saber donde enfocaremos nuestra atención para solucionarlo.