Consejos con los tornillos

Escrito por: | Publicado en la categoría: Carpinteria, Construccion en seco

Un elemento tan común como lo es un tornillo esta presente en miles de objetos y estructuras como medio de unión entre partes. Sin embargo, más de uno habrá tenido dolores de cabeza debido a la resistencia de un tornillo a ser colocado o extraído.
Los siguientes consejos prácticos permitirán evitar inconvenientes y pérdidas de tiempo. No por ser simples dejan de ser importantes:
1) Un tornillo se resiste a entrar: Simplemente frótelo delicadamente en un pan de jabón.
2) Un tornillo se resiste a salir: Una opción es colocar correctamente el destornillador en la ranura y darle un golpe seco. Si aun no hay resultados también se puede calentar el elemento. El cuerpo en un principio de va a dilatar pero después al enfriarse se va a contraer y podrá ser extraído fácilmente.
3) Un tornillo es demasiado grande para colocarlo: Se presentan dos alternativas. La primera es conseguir un tornillo de menor diámetro. En caso de querer evitarse el viaje a la ferretería la otra opción es aumentar el diámetro del orificio. Tenga especial cuidado en elegir la broca ya que su diámetro no debe ser mayor que el del tornillo.
4) El tornillo es demasiado pequeño y es difícil tomarlo para colocarlo: La mejor solución es este caso es tomar el destornillador y frotar su parte metálica con un imán. De esta manera la punta de la herramienta atraerá al tornillo y será mucho más sencilla su colocación.
5) En el desarmado de un mueble, el tornillo está oxidado: Una posible solución para extraer un caprichoso tornillo oxidado de un mueble o una pieza de madera es el alcohol. Con una pequeña jeringa inyecte el alcohol entre la madera y el propio tornillo, con el fin de que el alcohol arrastre el óxido.