Cómo pintar las paredes (Segunda parte)

Escrito por: | Publicado en la categoría: Color y pintura

En la primera parte vimos las herramientas y materiales que necesitaremos para cada una de las etapas al pintar las paredes. También de una manera resumida aprendimos cómo calcular los litros de pintura y cómo preparar la superficie para la aplicación de la pintura definitiva. Esto último es lo que se explica en esta nota.

Rodillo con pintura naranja

Los materiales para aplicar en las paredes son diversos. Encontramos pinturas plásticas, acrílicas, al látex, vinílicas… todas a base de agua. Estas son las más utilizadas para los interiores por su fácil aplicación y por su baja toxicidad. Solo en ocasiones especiales se pueden utilizar otro tipo de pinturas sintéticas o en base de aceites.

Pintando con brocha y rodillo

El trabajo de recorte, es pintar con la brocha todos aquellos sectores donde se torna imposible pasar el rodillo. Todas las orillas al borde del cielo raso, puertas, zócalos y recovecos. Después de recortar una pared procedemos a pintar con el rodillo.

Cargamos de pintura el rodillo en la bandeja o cubeta, haciéndolo rodar dentro de ésta para mojar toda la lana o espuma, y quitamos el exceso de pintura repasándolo en la parte acanalada de la bandeja o en la rejilla.

Luego ya en la superficie a pintar desplazamos el rodillo de arriba hacia abajo para descargar la mayor cantidad de pintura. Posteriormente de forma horizontal extendiendo el material, y por último verticalmente. La zona tendría que quedar totalmente cubierta de pintura, aunque todavía transparente, y no tendría que chorrear ni tener exceso de burbujas.

Manos de pintura necesarias

Por lo general se aplican de 2 a 3 manos hasta cubrir. Dejando secar la pintura entre manos según las indicaciones del envase. Generalmente el tiempo es de 4 a 8 horas. Aunque aparentemente la pintura seque a los pocos minutos (secado al tacto) deben respetarse las horas correspondientes para lograr que el material cubra la superficie de forma correcta.

Culminando

La cinta de papel debe ser quitada solo hasta que la pintura se haya secado completamente, para evitar manchar el suelo u otras superficies. Y las herramientas deben ser correctamente lavadas con detergente y agua para extender su vida útil.

De esta manera podemos decir que ya se ha acabado el trabajo de pintar las paredes. Ya estamos listos para ordenar de nuevo el ambiente, después de haberle dado el toque esencial para el cambio de aspecto de nuestro hogar.