Cómo pintar el ladrillo visto

Escrito por: | Publicado en la categoría: Color y pintura

El ladrillo visto, o ladrillo a la vista, necesita ser protegido especialmente cuando se encuentra a la intemperie. El tratamiento que se le otorga le brida protección contra la humedad, prologando su buen estado y evitando el deterioro.

Tratamiento de la superficie

Ya que el salitre aflora cuando hay humedad, de existir en la superficie es mejor saber el origen de la humedad. Si las sales que brotan son provocadas por la humedad remanente de la construcción sería bueno esperar a que el muro seque completamente.

Si la cantidad de salitre es mínima o si posee partes con verdín hay que tratar estos sectores con ácido muriático, también llamado ácido clorhídrico, diluido en agua. El mismo eliminará estas manchas. Luego el sector se debe lavar con abundante agua y dejar secar antes de aplicar el material de protección.

En el caso de que la superficie se encuentre en buen estado, solo se necesita limpiar para quitar todo resto de polvo adherido a la pared, para permitir el buen agarre de la pintura.

Características del material aplicado

El material que generalmente se aplica se lo puede encontrar en la tienda de pinturas con el nombre de silicona para ladrillos, o protector para ladrillos. Es transparente y de distintos tipos de acabados: mate, satinado o brillante.

Este material impermeabiliza la superficie evitando que los ladrillos retengan la humedad. Generalmente el material no cambia el color del ladrillo, como lo haría un barniz o la pintura tradicional.

Aplicación de la primera mano

Una vez la superficie se encuentra limpia solo queda aplicar con la herramienta más conveniente en cada caso. Puede ser con brocha, rodillo o soplete.

En el caso que la junta haya sido descubierta o marcada es más apropiado el uso de la brocha. Primero aplicar material en la juntas y luego esparcir por las caras del ladrillo, intentando que no queden sectores sin pintar y chorreaduras.

En caso de ladrillo rasado, donde las juntas tienen el mismo nivel que la cara del ladrillo, obviamente el uso del rodillo hace el trabajo mucho más rápido.

Aplicación de la segunda mano

Una vez haya transcurrido el tiempo de secado recomendado por el fabricante, el cual se indica en el envase del material, se puede comenzar con la aplicación de la segunda mano de la misma manera que la vez anterior.

Si deseas darle más brillo, y el material es del acabado correcto, puedes aplicar una tercera mano solamente pintado las caras de los ladrillos.

Mantenimiento

Cada año, o cada dos años se puede aplicar una nueva mano para renovar la protección y el brillo del material, siempre eliminando el polvo antes de la mano de protección o pintura.

Nota anterior:

Siguiente nota: