Colores para frentes de casas - Saber y Hacer

Colores para frentes de casas

Escrito por: | Publicado en: Color y pintura Casa naranja

Esta son tres familias de colores que se pueden utilizar para pintar el exterior de una vivienda, su fachada o frente: colores neutros, naturales y apagados.

Publicidad

No hay ningún color ideal para la fachada de una casa o construcción en general. Se pueden utilizar infinitas tonalidades. En este caso veremos cuáles son algunos de los colores más recomendados y por qué usarlos.

Colores neutros

Estos son los que más se utilizan para pintar los exteriores de una vivienda. Y es de éstos el blanco el clásico color de los frentes usado desde la antigüedad. Una de sus ventajas es que repele los rayos del sol, haciendo que las paredes no se calienten demasiado, los ambientes internos se encuentran levemente más frescos por esto es un color muy usado en zonas cálidas y costeras.

Las otras tonalidades neutras son los grises y el negro. En este caso el negro y los grises más oscuros no se utilizan para pintar frentes. Pero son los grises medios y suaves los más comunes en estos casos, y es uno de los colores preferidos en construcciones modernas.

Colores naturales

Entre los colores naturales encontramos al beige, y todas las tonalidades marrones, desde las más claras a las más oscuras. También podemos conocerlos como tonalidades tierra.

El color beige siempre ha sido utilizado, y es una muy buena idea combinarlo con blanco o con una tonalidad de marrón más oscura. En general los marrones dan un aspecto rústico y sobrio.

Colores apagados o insaturados

Los colores puros no son una buena alternativa para pintar paredes exteriores, pueden cansar rápido y lucir demasiados estridentes. Esto se debe a que la luz natural realza el color, y lo destaca en su entorno donde generalmente los colores son naturales y apagados, algo distinto a lo que sucede en interiores.

Por esto para estar más en armonía con el entorno se eligen tonalidades poco saturadas o apagadas. Generalmente se combinan con blanco o con un tono más suave u oscuro de la misma. Por ejemplo si escogemos una pintura color verde seco, podríamos utilizar el blanco para la carpintería y las molduras, y un verde más oscuro para destacar algún sector.

Hay otros aspectos que, en ciertas ocasiones, se deben tener en cuenta para la elección del color exterior de una casa: el entorno, los colores de casas contiguas, la zona, el estilo arquitectónico de la construcción o el clima.

Publicidad