Clasificación de las pinturas al agua

Escrito por: | Publicado en la categoría: Color y pintura

Las pinturas al agua para paredes tienen distintas características de acuerdo a su composición química. De esta manera son más aptas para interiores o exteriores, y dependiendo también de los agentes climáticos a los que se encuentre expuestas. Dentro de las pinturas al agua podemos encontrar tres tipos diferentes con características distintivas:

Pintura acrílica

Tiene su origen en la primera mitad del siglo XX, como consecuencia del avance de la tecnología en países desarrollados. Es un tipo de pintura que tiene un rápido secado pero luego de éste cambia de forma notable su color. Los pigmentos que la colorean, están suspendidos en una emulsión de polímero acrílico. Las pinturas acrílicas se disuelven en agua pero se tornan muy resistentes a dicha sustancia una vez que se secan.

Pintura látex

Protege a las superficies donde es aplicada porque forma una capa plástica que permite la evaporación del agua en la que está disuelta. Las pinturas látex ofrecen excelente protección a las superficies porque dotan a las paredes de una capa semiprotectora de los agentes externos como por ejemplo la humedad. Éste fenómeno es indeseable en las paredes del hogar debido a su efecto antiestético.

La mayoría de las pinturas al látex son lavables y permiten eliminar restos de manchas debido al roce diario o salpicaduras. La limpieza de este tipo de pinturas se realiza con agua y jabón.

Ambos tipos de pinturas, acrílicas y látex pueden emplearse tanto en interiores como en exteriores. Las primeras son mejores para su uso en espacios interiores porque son más porosas. En cambio, las pinturas látex ofrecen mayor impermeabilidad, por lo que tienen mejor comportamiento a la intemperie.

Pintura a la cal

Es la pintura al agua más antigua. Está compuesta por cal apagada, pigmentos y agua. Estas pinturas son de muy bajo costo. Sin embargo tienen un débil poder de cubrimiento. Otra desventaja es que presentan una corta duración en superficies exteriores ya que son de fácil disolución en agua. Su acabado no ofrece buena calidad y se necesita agregarles fijadores para evitar el polvo fino.

Imagen de Jonathan Steffens