Almacenamiento de la pintura

Escrito por: | Publicado en la categoría: Color y pintura

Cuando concluimos un trabajo de pintura en casa y si hemos comprado un poco de más siempre sobrarán algunas pequeñas cantidad que guardándolas cuidadosamente podremos volver a utilizarlas en otra ocasión.

Lo ideal es que no sobre, ya que los restos pueden ocuparse en pintar aquellos sectores olvidados. Por ejemplo si estás pintando las paredes los sobrantes son útiles para el sótano, el ático, el almacén o la cochera tal vez. En caso de estar trabajando con esmaltes sintéticos o al agua puedes pintar el interior de algún mueble.

Al cerrar el envase debemos procurar que los bordes estén limpios para que la tapa no se adhiera con la misma pintura. Y debe taparse correctamente evitando la entrada de aire. Es más común que las pinturas sintéticas, como barnices, lacas, esmaltes o lasures, se les forme una película con el correr del tiempo, esto se puede evitar guardando la lata o bote en forma invertida, eso sí, muy bien tapada.

El lugar donde se almacenarán debe estar fuera de el alcance de los niños, y que tenga condiciones de poca humedad y se encuentren alejados de fuentes de calor. No se debe tirar la pintura en tierra, desagües o cursos de agua por ser altamente contaminante, en cambio guardándola nos ahorramos unos centavos para la próxima.